¿Cómo afecta la sequía al viñedo?

¿Cómo afecta la sequía al viñedo?

¿Cómo afecta la sequía al viñedo?

Compartir:

Hace unos años se lanzaba un anuncio en el que se ironizaba sobre el éxito de los tintos finlandeses. Era una exageración, una llamada de atención para que nos diésemos cuenta de cómo está afectando el cambio climático en la agricultura en general y en la elaboración de vinos en particular.

A pesar de que aquel anuncio jugaba con una hipótesis ficticia, en la actualidad, las altas temperaturas y los fenómenos meteorológicos extremos ya están cambiando el mapa de producción vinícola y están alterando los sabores que ya conocíamos.

Los efectos de la sequía en el viñedo provocan que la producción deba desplazarse cada vez más al norte o cambiar de latitudes drásticamente. Determinados expertos del sector ya ven en China, Tasmania o Canadá los lugares ideales para cultivar la pinot noir, ya que cada vez resultará más complicado hacerlo en Borgogna.


Vino y calentamiento global

 

Hace tan solo dos años, en 2016, la producción mundial de vino alcanzó uno de los porcentajes más bajos de las últimas dos décadas, con una caída del cinco por ciento. Los fenómenos derivados del calentamiento global, como las sequías, el aumento de las temperaturas o heladas y tormentas cada vez más violentas y frecuentes afectaron a varias de las regiones productoras de vino más importantes del planeta.

En condiciones adversas, la uva no alcanza el grado óptimo de maduración, la hoja se seca afectando al ciclo vegetativo de la vid y llegando a provocar cambios muy drásticos.

Hay muchos factores que determinan la calidad del vino y uno de ellos es la manera en que se realiza la vendimia. La vid es una planta extremadamente sensible a los cambios climáticos. Eso provoca que las vendimias puedan verse alteradas de un año a otro o de una región a otra.

En un clima más cálido se producirá una maduración de la uva mucho más rápida y por tanto se requerirá una vendimia más temprana. Esto ya provoca cambios logísticos, pero lo más importante es que el sol hace que los ácidos que contiene la uva vayan reemplazándose poco a poco por azúcar. Este azúcar se convertirá durante la vinificación en alcohol.

Y ahí viene uno de los grandes problemas, uno de los factores en la calidad del vino que se ve más alterado con el cambio climático: el aumento de la cantidad de alcohol, llegando incluso a modificar su sabor.

¿Qué se está haciendo para combatir el cambio climático en la agricultura?

vino

Hasta el momento se están intentando controlar todos los factores que provoca el cambio climático en la agricultura y que influyen en la calidad del vino. Siempre que la subida temperaturas no sea superior a un grado centígrado, se puede retrasar la maduración con técnicas como la reducción de la densidad de la plantación, técnicas de laboreo o la utilización de algunos porta-injertos.

Más allá de eso, la solución pasa por desplazar las zonas de producción. En el norte de Italia, las uvas chardonnay y pinot noir ya se han trasladado a zonas a 600 metros de altitud, en la Ribera del Duero se han subido los viñedos hasta los 1000 metros. Los franceses por su parte ya empiezan a estudiar zonas a las que desplazarse en el norte de Europa.

En definitiva…

Aquel anuncio un poco extravagante que hablaba de los viñedos finlandeses, no está tan lejos. La relación entre vino y cambio climático ya es una realidad, el aumento de las temperaturas y los fenómenos meteorológicos violentos están empezando a causar daños irreparables en la producción vinícola, llegando incluso a tener que desplazar los viñedos y generando un mapa completamente nuevo en lo que a la elaboración de vino se refiere.

Compartir:
Sin comentarios

Responder
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra Política de Privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.